Septiembre es mes de comienzos, de empezar de nuevo, de paginas en blanco. ¿Por qué ilusiona septiembre? Muchas veces ilusiona la pagina en blanco por que es un nuevo comienzo, la posibilidad de que todo salga bien. Cuando era pequeña, me encantaba comenzar los cuadernos nuevos del colegio, por que no había tachones, estaba limpio, y siempre comenzaba con muy buena letra. Esa sensación … la guardo con cariño. Y esa sensación de estrenar año, se repite siempre cada septiembre.
La cuestión es.. ¿cómo atrapar esas ganas? Cómo hacer que las ganas y la energía, los buenos propósitos no se diluyan con el paso de los días, y de las semanas. Cuando nos sumergimos de lleno en la rutina, muchas veces nos perdemos, los buenos propósitos dejan de ser tan importantes, y se los come la prisa, y el cansancio de los días.
Algunos trucos que puedes tener en cuenta para que eso no ocurra y salir airoso de septiembre, para entrar en octubre con las mismas ganas son:
1. Haz listas cortas. Cuando nos ponemos a enumerar lo que queremos conseguir, nos emocionamos, y acabamos haciendo listas inmensas de objetivos … no siempre alcanzables. Elige como máximo 3 objetivo que quieras conseguir.
2. Hay que ser realista: De nada sirve plantearse objetivos inalcanzables. Bueno, si, sirve para frustrarnos, y abandonar la carrera a mitad de camino. Sé humilde en los objetivos, y realista con el tiempo.
3. Organízate, y establece prioridades para repartir el tiempo. Los días tienen 24 horas, no más.

Y tu, ¿ Eres de los que se ilusionan en septiembre? ¿O te da más bien pereza?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario